NUESTRA SEDE
ESMERALDAS
MISIÓN, VISIÓN Y VALORES
ESTUDIA EN LA
PUCESE
INSCRIPCIONES
Background Image
EN CURSO DICTADO EN LA SEDE SE HABLÓ DEL MODELO EDUCATIVO QUE INSPIRA A LA COMUNIDAD UNIVERSITARIA
agosto 28, 2018      In Uncategorized

Los días jueves 16 y viernes 17 de agosto, se desarrolló en la Sede el Curso Taller denominado Modelo Educativo e Identidad Jesuita de la PUCE, como parte de un proceso que implica trabajar como comunidad en torno a nuestra identidad y al modelo pedagógico de la Universidad.

En la Sede Esmeraldas, el Curso fue dictado por docentes de la PUCE, David Chamorro y Diego Jiménez, que iniciaron el proceso con el personal docente, con el fin de que puedan conocer cuál es el relato inspiracional de la Universidad y qué nos motiva a continuar, porque es importante que podamos hablar un lenguaje común, desde una mística colectiva que permita responder eficientemente a nuestras tareas.

La motivación de este tipo de Talleres nace porque a pesar de las diferencias culturales que existen en cada una de las provincias donde se encuentra la PUCE, necesitamos tener como una sola institución, un lenguaje que nos permita colaborar entre todos y perseguir comunitariamente los mismos objetivos.

Nos comentó Diego Jiménez, facilitador del Curso que la disposición notada y la apertura de la comunidad universitaria, básicamente del claustro docente, así como la manera en que han recibido la propuesta, es bastante positiva. A la gente le interesa aquello de lo que estamos hablando y les resulta interesante el relato inspiracional como fuente inspiradora.

Añadió además que durante los dos días que duró el Taller sintió una buena receptividad y una buena disposición de lo temas que se abordaron. “Estos Talleres permiten reconocer que existen valores que nos preceden como la cordialidad, la amabilidad, la solidaridad, el compromiso pertinente con la realidad local, que existe toda una pragmática de valores y una pragmática de la identidad. No es que antes de los cursos no había nada. Ya en las Sedes hay una serie de prácticas que hablan del corazón, de los valores y de la esencia de la universidad”.

Cuando le preguntamos por qué en la Sede Esmeraldas se ha comenzado con los profesores, nos responde que en principio el Curso está pensando para todos los miembros de la comunidad universitaria, administrativos, docentes y estudiantes. Sin embargo, empezaron con los profesores porque tienen un papel protagónico, muy interesante en la vida de la universidad. Ellos son el puente directo entre la universidad y los estudiantes y eso es importante, porque de alguna manera se quiere trabajar en el modelo pedagógico, y son ellos quienes hacen la pedagogía y llevan adelante los procesos de enseñanza aprendizaje.

El Taller tiene dos momentos importantes: uno, es el relato histórico para conocer de dónde viene la Universidad, y el segundo, es el modelo o paradigma pedagógico ignaciano, que es lo que la PUCE asume como modelo propio.

El primer día del Curso fue la oportunidad para conocer que las raíces de la Universidad comenzaron en el siglo XVI con el nacimiento de la compañía de Jesús. Durante el segundo día, se detuvieron un poco más en el modelo pedagógico y en las características propias de la pedagogía que se debe observar en la Universidad.

JIménez nos refiere que la Dirección de Desarrollo Docente está trabajando en la posibilidad de ir diseñando nuevos pasos y nuevas propuestas; entre esas, brindar la oportunidad que la gente viva una experiencia de ejercicios espirituales. Otra propuesta es que podamos tener una salida de campo por lugares importantes y pertinentes para la historia de la comunidad universitaria. Esos pasos se están diseñando y espera que se puedan ofrecer a las Sedes en uno o dos semestres más.

Al final del Curso los profesores realizaron un primer proceso de evaluación de las propuestas y después las autoridades deberán diseñar instrumentos y mecanismos que permitan de alguna manera medir el resultado y el impacto que en el tiempo tienen este tipo de procesos, aunque reconoce que no es fácil. Es mucho más fácil medir algo concreto, que se va desarrollando casi mecánicamente, pero cuando se habla de fuentes motivacionales, cuando se habla de cuestiones más intangibles, es difícil diseñar instrumentos de evaluación; sin embargo, recalcó que se puede, especialmente si se cuenta con el apoyo de la Dirección de Desarrollo Docente y el aporte de cada una de las Sedes.